Renacimiento

Si bien esta serie comenzó a asomarse hace 5 años, cuando cumplí 40, la pandemia contribuyó a acelerar procesos internos que habían entrado en cierta inercia, desconcierto y apatía. Lo que fue una transición dio su salto a mediados del año 2021, tanto en mi vida como en mi obra.
Miedos profundos fueron de a poco escuchados, reconocidos e incorporados en mi interior. El afuera, las relaciones sociales, de amistad, de pareja; fueron espejando las emociones aún no sanadas.
Fui sintiendo, escuchando e intentando buscar respuestas. A veces el dolor desgarraba, otras veces eran dulces tristezas avizorando un remoto renacer. Fui transitando y transmutando, en caminatas, oraciones, silencios, llantos, acompañada de diferentes terapias y oráculos.
Caminar mi tierra ha sido y sigue siendo una de las formas más importantes que encuentro de conexión, de contención, consuelo, transmutación y canalización. Es el beneficio de vivir en medio de la naturaleza y en uno de los lugares más bellos que he conocido, mi amado pueblo de San Javier, en el valle de Traslasierra.
Los cuadros fueron bajando muchas veces precipitadamente en frases o en fantasmagóricas siluetas. Los fui plasmando en orden de aparición. En cada uno de ellos está el relato de la sanación de mi alma en estos tiempos.
De a poco una nueva mujer fue naciendo. La adulta, la que se encamina a la sabiduría, la que elige vivir la segunda parte de su vida con nuevas alas.
Soy tierra que anda, mujer monte, madre, pachamama, y desde mi pequeña aldea intento pintar el mundo. Somos seres espirituales transitando por esta experiencia terrenal. Que el amor nos encuentre siempre en sincronía.

Dolores Mendieta, Junio 2022

Carrito de compra